lunes, 29 de abril de 2013

Sopa mondeña

La sopa mondeña es parecida a todas las sopas camperas de la provincia de Málaga, la diferencia con la de Marbella es que entre sus ingredientes están los tomates de rama del año anterior que se cuelgan creando una película entre ellos que los mantiene frescos hasta el siguiente año. En su elaboración también llevan espárragos silvestres y patatas fritas.
Recuerdo perfectamente que cuando yo era niña, las patatas se cocían directamente cuando se le añadía el sofrito al caldo, junto con los espárragos. Sin embargo, desde hace algunos años he observado que en estas fiestas de la sopa mondeña se le añaden las patas fritas y huevos escalfados. De esta manera, la he elaborado en esta ocasión, pero he de reconocer que con las patatas cocidas, el plato gana más. Asimismo, a diferencia con la de Marbella, esta no lleva hierbabuena y se sirve con naranjas de la tierra.

Ingredientes
1 y 1/2 k. de tomates
700 gr. de cebollas
300 gr. de pimientos
1 k. de pan de horno de leña o integral
1 manojo de espárragos silvestres
750 gr. de patatas para freír
1 huevo por persona
1 diente de ajo
100 ml. de aceite
Sal a gusto

Elaboración
Hacer un sofrito con el ajo picado, las cebollas, los pimientos y los tomates. Es recomendable no picar demasiado pequeñas porque, según mi modo de ver, el sabor final del refrito queda desvirtuado.
Una vez que el sofrito está hecho, añadir una cucharada de pimentón,  2 l. de agua y los espárragos troceados. Cocer el conjunto durante 10/15 min. 

Mientras, se pelan las patatas, se cortan en redondelas y freír.
A continuación, montamos la sopa de la siguiente manera: una tanda de pan y una de patatas fritas*; así hasta terminar.

Seguidamente, vamos vertiendo el caldo con el sofrito sobre la sopa. Es aconsejable dejar un poco de caldo para escalfar los huevos.
Después se colocan sobre la sopa y terminamos de agregar el caldo, si es necesario. Dejaremos tapado reposando durante 10/15 min.


*Si el lebrillo para la sopa fuera muy grande, para muchos comensales, habría que intercalar el sofrito cada vez que pongamos el pan y las patatas. Por último, volcaríamos el caldo restante. De otro modo, el caldo llegaría abajo demasiado filtrado y el fondo no tendría sabor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario