martes, 26 de marzo de 2013

Roscos tontos

Esta es la receta de roscos de toda la vida, son muy fáciles de elaborar, no hay posibilidad de error ni de que salgan mal y están muy buenos.
Junto con las torrijas y el arroz con leche, esta es una receta propia de Cuaresma.
Estos son los ingredientes y los pasos que tenéis que seguir para que os salgan ricos.
Ingredientes
3 huevos
12 cucharadas soperas de aceite
12 cucharadas soperas de leche
12 cucharadas soperas de azúcar
1 cucharada sopera de matalahúga
1/2 cucharilla de canela molida
1 palo de canela
2 cucharadas soperas de aguardiente
1 sobre de azúcar de vainilla
1/2 sobre de levadura química
1 sobre de litinés azul y blanco
La ralladura y el zumo de una naranja
Harina de reposteria
Aceite para freír
Azúcar glass

Elaboración
Poner el aceite a calentar y freír la matalahúga. Colar y reservar.
Batir el huevo y el azúcar hasta que blanquee. Agregar el aceite y la leche . Continuar batiendo. Poner la canela, la ralladura, el zumo, el aguardiente, batir de nuevo y agregar la levadura y la harina, poco a poco hasta que veamos que la masa es manejable. Debe quedar blanda.
Esta masa debe reposar en la nevera durante una hora.
Transcurrido este tiempo, calentamos el aceite junto con el palo de canela; esto evita que el aceite se queme. Nos mojamos las manos en aceite y vamos dando forma a los roscos. Deben ser finos porque al tener levadura química, aumentan al freír. Cuando estén dorados por un lado, les damos la vuelta y los freímos por el otro. El aceite no debe estar demasiado caliente porque se quemarían y no se harían por dentro.
Cuando estén fritos, se pasan por azúcar glass. Si no tenemos azúcar glass, podemos pasar el azúcar común por un molinillo de café.

No hay comentarios:

Publicar un comentario